Home Cultura Fiestas de la Melonera 2020: o cómo alargar el verano en Arganzuela

Fiestas de la Melonera 2020: o cómo alargar el verano en Arganzuela

1231

Madrid es una ciudad repleta de cultura todo el año. En verano sus calles celebran cada semana numerosas fiestas y festivales en todos su barrios y distritos: las fiestas de San Cayetano y San Lorenzo, Batalla Naval de Vallecas, las fiestas de la Paloma…

La tradición popular dice que las fiestas de la Virgen de la Melonera marcan el fin del verano. Aunque, la verdad, es que estas festividades no son el final de la temporada estival, más bien son un colorido y original intento de los vecinos de Arganzuela por extender el verano. Aquí te contamos todos los detalles.

Las Fiestas de la Melonera: más que romería y verbena

Lo primero que tienes que saber sobre esta festividad es que el nombre oficial es fiestas de la Natividad de la Virgen del Puerto. Lo segundo es que se celebran en el distrito madrileño de Arganzuela y, si hay un tercer dato que debes conocer al respecto es que son unas de las fiestas más agradecidas y esperadas de cuantas se hacen en la ciudad de Madrid.

Decimos que son unas fiestas agradecidas y esperadas porque se celebran en el mes de septiembre, los días en los que el sol y el calor del verano comienzan a despedirse de Madrid. Justo cuando el otoño se insinúa con las hojas de los árboles que cubren las aceras y el fresco que hace por la noche te obliga a andar, aunque sea solo un poco, más abrigado.

Así, estas verbenas se presentan como una especie de consuelo para los amantes del verano. Un último festejo de temporada que sirve para decirle adiós a las vacaciones y para comenzar a encarar el regreso a la rutina.

Los orígenes de las Fiestas de la Melonera

cartel de las fiestas de la melonera 2017Claro, os mentiríamos si os dijéramos que estas fiestas del distrito de Arganzuela se crearon con el propósito exclusivo de retrasar la llegada del otoño.

Las fiestas de la Melonera nacieron como una romería por allá, en el ahora lejano, siglo XVI. Estas se celebraban en las riberas del Río Manzanares y se convirtieron en una de las romerías más populares del Madrid por aquella época.

Los cronistas cuentan que parte de la popularidad de la romería se debía a la belleza del paisaje de álamos de la zona de la ermita de la virgen, paisaje que regalaba unas vistas espléndidas a los romeros y vecinos. Lo que nos hace pensar que, al igual que hoy, los asistentes acudían a esta fiesta para impregnarse de la magia que tiene Madrid los últimos días del verano.

¿De dónde viene el nombre de “la Melonera”?

Sobre el origen del nombre de la fiesta existen varias versiones. La teoría más aceptada explica que en el siglo XIX la actividad dejó de ser una romería y se convirtió en una verbena en la que, al final de la procesión de la virgen, los asistentes comían melones, muchos melones y muchas sandías que se encontraban en distintos puestos ubicados a las orillas del río Manzanares.

Estas frutas, afirman los cronistas, eran traídos del poblado de Villaconejos, lugar que, incluso en la actualidad, es muy conocido por la calidad de sus melones. Según esta explicación la tradicional fiesta pudo bien llamarse banquete de melones o melonada, aunque bueno, la melonera fue el nombre que caló entre los madrileños.

Cualquier viajero estaría satisfecho con esa explicación sobre los orígenes del nombre popular que se les da a las fiestas de la Natividad de la Virgen del Puerto, pero como sabemos que vosotros sois unos auténticos viajeros curiosos os compartimos una segunda versión, menos conocida, que explica el origen del nombre de la festividad.

Según esta segunda hipótesis la fiesta recibe el nombre de «la Melonera», porque las señoritas acudían a la Virgen del Puerto durante las festividades para pedirle que les asegurara un buen hombre con el que casarse y poder tener un matrimonio feliz. Así, aquellas damas que veían cumplidas sus peticiones ofrendaban a la virgen con melones. Estas mujeres que se acercaban a la ermita los días de la festividad con rodajas de melones eran llamadas meloneras.

Programa de Fiestas de la Melonera

La programación de las Fiestas de la Melonera cada año es distinta. Es que no hay dos fiestas de la Melonera que repitan programa y eso es algo que se agradece. Aunque hay actividades que siempre encontrarás en su programación de once días, como el tradicional pregón con el que se inician las festividades.

El primer pregón estuvo a cargo del doctor Enrique Tierno Galván, quien por aquel entonces (1983) era el alcalde de la ciudad. Desde entonces las palabras iniciales han corrido por cuenta de personalidades del arte y la cultura, figuras del deporte y activistas.

Si visitas la zona del distrito de Arganzuela durante la Melonera podrás disfrutar de:

• Conciertos de artistas locales y nacionales.
• Obras teatrales para niños y adultos.
• Torneos de distintas disciplinas deportivas.
• Proyección de películas, cortometrajes y documentales.
• Carreras, como la tradicional Carrera Popular la Melonera.
• Pasacalles.
• Espectáculos de fuegos artificiales
• Melones.

Y, lo más importante: el encanto de Madrid, su gente y sus costumbres.

¿Cuándo se celebran?

Las próximas fiestas de La Melonera 2020 se celebrarán del 10 al 13 de septiembre en el Recinto Ferial, concretamente en la explanada multiusos y en otros espacios culturales y recreativos del Distrito de Arganzuela.

¿Por qué visitar Arganzuela durante las Fiestas de la Melonera?

Tenemos que decirlo: Arganzuela, se merece una visita con o sin Fiestas Meloneras. Eso sí, si tienes el placer de visitar este distrito bañado por las aguas del río Manzanares, en los días de fiesta podréis apreciar un Madrid alegre lleno de colores, de matices, de música y de movimiento.

Aquí bien podemos hacer una lista enorme de las razones por las cuales debes vivir la experiencia de la Melonera. Pero tenemos una razón que vale por mil. Y es que creemos que asistir a las fiestas meloneras es un feliz intento de hacer que el verano, su calor y su brillo se extiendan en Madrid durante casi dos semanas. Aunque el mismo tiempo otoñal que se avecina en cada celebración de la Natividad de la Virgen del Puerto y las golondrinas que se marchan nos contradigan.